¡¿Qué necesidad?!

Quique Torras segundo de su categoría
Jueves 3 de octubre
Al mediodía Quique Torras se presenta vestido de calle al entrenamiento, se ha lesionado el hombro, el dolor es tan intenso que no podrá entrenar. Le recomiendo que utilice la piscina de agua fría como terapia antiinflamatoria. Le pregunto si podrá participar en la próxima prueba que se ha inscrito. Me dice que sí, que allí estará y que si duele, que duela. Hace unos años que conozco a Quique y sé que es de esos deportistas que empujan los límites, que te mantienen en vilo.
Sábado 5 de octubre
A media mañana le envío un mensaje: «nádalo bonito». Después me doy cuenta de que a esa hora ya estará nadando si el dolor se lo ha permitido.
Al anochecer recibo un mensaje de Quique. El fuerte oleaje y la corriente ha obligado a cambiar el trazado, lo que iban a ser 4 km se han convertido en 5.4 km. «Una dura pero preciosa experiencia», dice. Y llega la foto, allí está, sobre el cajón, ha llegado segundo de su categoría. Del hombro, ni palabra.
Me relajo, sonrío y me pregunto de qué están hecho esos deportistas que siempre empujan un poco más allá el límite. Entonces, recuerdo aquella expresión socarrona con que disimulan su zozobra algunos canarios: ¡¿qué necesidad?!
Enhorabuena, Quique

Leave a Reply