Monthly Archives: August 2014

Lo que trajo el verano

piscina_con_vistas

Piscina con vistas

A veces el verano nos trae momentos diferentes, experiencias sorprendentes.

Algunos gorros blancos, Carmela, Manolo, Rosa y yo, habíamos quedado para nadar en una piscina con vistas. La mañana estaba fresca, casi tanto como el agua que una avería en el sistema de climatización había dejado expuesta a los albures del clima de la vertiente norte de la isla. Carmela y Manolo llevaban meses sin nadar; él, además, salía de una guardia difícil. Pese a todo, decidimos nadar, y hacerlo coordinando las brazadas. Nuestros amigos se turnaron marcando el ritmo, Rosa y yo les seguíamos lo mejor que podíamos. Poco a poco, casi sin apercibirnos, las brazadas se fueron haciendo largas y tranquilas, el nado se hacía fácil, la coordinación iba mejorando y las sonrisas que compartíamos en los virajes confirmaban el placer. Los largos se sucedieron con sorprendente facilidad, ninguno de nosotros hubiera imaginado que nadaríamos tantas piscinas, que nos encontraríamos tan bien. Había algo profundamente agradable en ese nado acompasado, en la sencillez de las brazadas, en el suave deslizamiento y en el silencio.

El verano había traído simplicidad, belleza y amistad.