Category Archives: Aguas abiertas

Comprar un neopreno

detalle

Detalle de la yuxtaposición de placas de diferentes grosores para la articulación del hombro

Aunque en las competiciones oficiales no está permitido el uso de neoprenos, cada vez son más las pruebas organizadas por entidades privadas en las que se autoriza, y hasta se exige, el uso de estos trajes. Además de la protección a las bajas temperaturas del agua o a las picaduras de las medusas, la flotabilidad que aportan mejora la seguridad del nadador en caso de experimentar algún problema durante la travesía y contribuyen a mejorar la velocidad de nado.

Conscientes de que cada vez es mayor el número de competidores que sin tener adquirida una buena técnica de nado participan en pruebas de triatlón o de aguas abiertas, los fabricantes se han lanzado a introducir cambios en sus diseños que ayuden a minimizar los efectos de esas deficiencias técnicas. Sin embargo, las diferencias individuales se hacen sentir, y no son pocas las ocasiones en que un nadador, tras invertir una considerable cantidad de dinero en el último modelo que le ha recomendado un amigo, descubre que  ha conseguido aumentar su incomodidad y disminuir su eficiencia. De ahí que sea tan importante elegir nuestro neopreno en función de nuestras características personales y, siempre que sea posible, probarlo en el agua.

Los fabricantes combinan placas de neopreno de diversos espesores tanto para facilitar la movilidad articular como para mejorar la hidrodinámica del sujeto. Así, podemos encontrar trajes que tienen placas más delgadas en las zonas que rodean hombros y rodillas o que tienen placas más gruesas en la parte anterior de los muslos que en el tórax. Y esas son cosas que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un neopreno.detalle de grafismo en la manga de un neopreno

detalle de grafismo en la manga de un neopreno estirado

Importancia de la elasticidad del neopreno

La primera cosa que podemos observar es la elasticidad del neopreno. Ahorrarse algunos euros eligiendo un traje de menor elasticidad puede salir muy caro cuando llevemos dos horas con la musculatura de los hombros dedicada a vencer la resistencia que el neopreno opone a las brazadas. Así, es muy importante comprobar la elasticidad de los distintos modelos y prestar especial atención a la de las placas que rodean las articulaciones. Cogiendo con las dos manos y con las yemas de los dedos —nunca clavar las uñas, puede desgarrar el tejido—  un fragmento de la misma placa (evite forzar las uniones de dos placas) estiramos el tejido separando las manos. Comprobará que la elasticidad varía con el modelo. Busque el modelo más flexible que se adapte a su presupuesto.

Comprobar que las zonas correspondientes a hombros y rodillas están realizadas con distintas placas de menor espesor y mayor elasticidad es muy importante para garantizar la mejor movilidad articular.

Son muchos los nadadores cuyas piernas tienen una empecinada tendencia a hundirse en el agua, empeorando su posición hidrodinámica y aumentando la resistencia. Suelen ser nadadores que experimentan una mejora notable cuando utilizan el pull-buoy. En principio, esos nadadores pueden verse beneficiados por aquellos neoprenos cuyas placas son más gruesas en las zonas que recubren los miembros inferiores que las que cubren el torso. Sin embargo, esos mismos neoprenos pueden convertirse en una pesadilla para nadadores con una buena posición hidrodinámica o para muchas mujeres que, como es sabido, suelen tener una mejor flotabilidad. Para ellos, este tipo de neoprenos les hace llevar las piernas muy altas dificultando el batido y afectando negativamente tanto su propulsión como su estabilidad. A personas con estas características les podría venir mejor un traje que tenga los mismos espesores en las grandes placas del torso y de las piernas.

Aún en el caso de que optemos por un neopreno con placas del mismo grueso en las zonas superior e inferior del cuerpo, es muy probable que las mujeres, debido a su mejor flotabilidad, se sientan más cómodas con un neopreno de menor espesor que el de los hombres. No obstante, es importante tener en cuenta que algunas mujeres que presentan muy escasa proporción de tejido graso pueden requerir neoprenos tan gruesos como sus compañeros.

Recuerde que un traje de neopreno tiene que quedar muy ajustado al cuerpo, y esto puede suponer que en los primeros usos se experimente una sensación de opresión torácica bastante notable. Una buena elasticidad del neopreno hará más fácil la adaptación a respirar con el cuerpo embutido en uno de esos trajes. Aun así, es imprescindible entrenar con frecuencia utilizando el traje tanto para familiarizarnos con esas nuevas sensaciones como para hacer aquellas adaptaciones de la técnica de nado que requieren el uso de los neoprenos.

¡¿Qué necesidad?!

Quique Torras segundo de su categoría
Jueves 3 de octubre
Al mediodía Quique Torras se presenta vestido de calle al entrenamiento, se ha lesionado el hombro, el dolor es tan intenso que no podrá entrenar. Le recomiendo que utilice la piscina de agua fría como terapia antiinflamatoria. Le pregunto si podrá participar en la próxima prueba que se ha inscrito. Me dice que sí, que allí estará y que si duele, que duela. Hace unos años que conozco a Quique y sé que es de esos deportistas que empujan los límites, que te mantienen en vilo.
Sábado 5 de octubre
A media mañana le envío un mensaje: «nádalo bonito». Después me doy cuenta de que a esa hora ya estará nadando si el dolor se lo ha permitido.
Al anochecer recibo un mensaje de Quique. El fuerte oleaje y la corriente ha obligado a cambiar el trazado, lo que iban a ser 4 km se han convertido en 5.4 km. «Una dura pero preciosa experiencia», dice. Y llega la foto, allí está, sobre el cajón, ha llegado segundo de su categoría. Del hombro, ni palabra.
Me relajo, sonrío y me pregunto de qué están hecho esos deportistas que siempre empujan un poco más allá el límite. Entonces, recuerdo aquella expresión socarrona con que disimulan su zozobra algunos canarios: ¡¿qué necesidad?!
Enhorabuena, Quique

Contra las rozaduras

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPara evitar las rozaduras en aguas abiertas se suelen utilizar dos sustancias hidrófugas e hidratantes: la vaselina y la lanolina. La primera es un derivado del petróleo de color blancuzco, la segunda una cera natural y amarillenta que es producida por las glándulas sebáceas de algunos mamíferos y muy abundante en el ganado ovino. La vaselina desaparece antes de la piel, especialmente en el agua del mar, mientras que la lanolina permanece durante mucho más tiempo. Hay autores que sostienen que la lanolina puede permanecer hasta seis horas adherida a la piel.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa lanolina, de tacto muy ceroso, adquiere, tras el contacto con el agua, un color blanquecino, y es más difícil de eliminar, especialmente, de las zonas con vello corporal. La vaselina, de tacto más fluido, se vuelve transparente al ser aplicada y tras una hora en el mar casi ha desaparecido de la piel. En la foto de la derecha los dos dedos superiores están untados con lanolina; los inferiores, con vaselina. Además de evitar las rozaduras, la lanolina protege del primer impacto al sumergirse en agua fría, por ello es muy utilizada por aquellos nadadores que tienen que enfrentarse a aguas muy frías. Sin embargo, es muy importante tener en cuenta que no evita la pérdida de calor ni la hipotermia. En resumen, para nados cortos, de hasta una hora, la vaselina puede ser suficiente; para tiempos más largos puede usarse una mezcla al cincuenta por ciento de vaselina y lanolina que resulta más fácil de extender y de eliminar.

Sea la que sea la sustancia por la que optemos debemos extenderla en el cuello, las axilas, entre los muslos y bajo las asillas y bordes del bañador. En otras palabras, en las zonas en que pueden rozar dos partes de nuestra piel, o un fragmento de piel con el bañador. En el agua de mar las rozaduras pueden aparecer con mucha facilidad y llegan a resultar muy desagradables; dado que curarse de una rozadura requiere de un tiempo sin entrenar, es muy conveniente prevenirlas.

A la hora de extenderse el producto es muy importante hacerlo utilizando un guante desechable o una bolsa de plástico para evitar que la mano pueda dejar depósitos de vaselina o lanolina en las gafas, lo que no hace falta decir que nos impediría la visión durante toda la travesía.

Recuerde que para retirar la lanolina es necesario utilizar agua y jabón, lo que no siempre resulta fácil de hacer en las playas, el uso de jabón está prohibido en las duchas de las playas. Por otra parte, la experiencia de ponerse ropa sobre la lanolina no es nada recomendable ni para el nadador ni para la ropa.

Bailando con las olas

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ayer domingo, Rosa, Arturo y yo decidimos dedicar la mañana a practicar dos aspectos muy concretos de la natación en aguas abiertas: la salida con oleaje y la llegada surfeando olas. Para ello, nos dirigimos a una playa con merecido prestigio en oleaje y corrientes. Un entrenamiento muy recomendable siempre que recordemos algunos puntos importantes:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La entrada

  • Antes de entrar en el agua dedique un tiempo a observar el oleaje, familiarícese con el ritmo del oleaje;
  • observe las zonas en que se produce espuma, es probable que haya rocas muy cerca de la superficie;
  • entre con prudencia, confirme la existencia de rocas, el tipo de fondo y la fuerza de las corrientes;
  • una vez se haya familiarizado con la playa, sitúese en un punto en el que le resulte imposible avanzar corriendo y prepárese para lanzarse de cabeza a la base de la olas que llegan para pasarlas por debajo;
  • OLYMPUS DIGITAL CAMERAla ola romperá encima de usted, disfrute de la sensación de esa enorme masa de agua pasando por encima de su cuerpo;
  • cuando usted sienta que la ola ha pasado, dé una brazada, mire al frente y prepárese para la siguiente;
  • siga avanzando así hasta que llegue a la zona profunda en que las olas ya no rompen;
  • láncese siempre con los brazos estirados por encima de la cabeza y las manos juntas, esto protegerá su cabeza de cualquier impacto;
  • observe en qué posición de la cabeza se mantienen mejor las gafas y en cuáles tienden a desplazarse.

 OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La llegada

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • Nade hasta la zona en que las olas comienzan a formar crestas y colóquese de cara a la playa;
  • mire hacia atrás y hacia los dos lados buscando la ola que quiere surfear;
  • si una ola le parece demasiado grande, déjela pasar;
  • tendrá que tomar la ola cuando está en su punto más alto y antes de que rompa;
  • si se ha colocado en el punto correcto, notará que la ola, al formarse, tira de usted hacia arriba y adelante, es el momento de nadar rápido y con un fuerte batido de piernas hasta tomar la ola;
  • surfeará la ola con todo su cuerpo extendido y un brazo hacia adelante con la mano apoyada sobre el agua, la dirección de ese brazo dirigirá su desplazamiento;
  • en la llegada mantenga siempre uno o los dos brazos estirados por encima de su cabeza para protegerse de cualquier impacto.

 

El trapecio del oteador

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Para orientarnos en aguas abiertas tenemos que otear el horizonte buscando las referencias que hayamos establecido para trazar nuestro rumbo. Ese gesto puede llevarnos a experimentar algunas molestias en nuestro trapecio. Hay algunas cosas que podemos hacer para intentar disminuir ese dolor.

Al respirar en el mar, especialmente si hay algo de oleaje, además de otear nuestros puntos de referencia, tenemos cierta tendencia a realizar cada respiración mirando un poco hacia adelante y ese gesto aumenta la sobrecarga que ya supone levantar la cabeza cada cierto número de brazadas. Por tanto, es muy importante que en las brazadas que no oteamos nuestra mirada se dirija, tal como entrenamos en la piscina, a 100 grados de la frontal.

Por otra parte, hay dos estiramientos que me resultan muy útiles para disminuir esa tensión.

Estiramiento del trapecio, inclino la cabeza hacia adelante acercando la barbilla al esternón, apoyo las manos sobre la parte trasera de la cabeza para aumentar el estiramiento y me concentro en relajar los músculos del cuello. Tres repeticiones de 45 segundos cada una.

estiramiento01

Estiramiento de pectorales y fortalecimiento del trapecio. Coloco mis brazos con los codos y muñecas a la misma altura que los hombros. Flexiono los codos y abro los brazos hacia atrás concentrándome en acercar todo lo posible las escápulas y mantengo la posición 45 segundos, repito tres veces.

estiramiento02

¿Cómo está la mar?

imar

Ya no es necesario llamar al amigo que vive cerca de la playa para que nos diga cómo está la mar. En la web Puertos del Estado [http://www.puertos.es/] se puede consultar todo la información, Y todavía más cómodo es consultar esa información desde el teléfono móvil utilizando iMAR, la aplicación de visualización para dispositivos móviles creada por ese organismo público y que está disponible para iPhone [https://itunes.apple.com/es/app/imar/id545093470?mt=8] y Android [https://play.google.com/store/apps/details?id=es.nologin.imar.android].

 

Las gafas en aguas abiertas

Ayer salí con unos amigos a realizar una travesía en aguas abiertas. Al finalizar uno de ellos se quejaba de las molestias que le habían generado las gafas y que habían acabado por producirle un desagradable dolor de cabeza. Lo primero que supusimos es que sus gafas eran nuevas y que nunca las había probado en piscina, pero él desmintió nuestra suposición: las gafas no eran nuevas y ya las había utilizado en un considerable número de entrenamientos. El problema se hizo obvio, nuestro amigo se quita las gafas en cada descanso; así, ayer era el primer día que las había tenido puesta de forma continua durante 60 minutos y había descubierto que no le ajustaban bien. Un poco tarde. Como él mismo confesó, ese pequeño detalle se había ido convirtiendo en una molestia cada vez mayor hasta que desembocó en un desagradable dolor. Es probable que hoy adquiera una nuevas gafas y que las pruebe en piscina, pero lo realmente importante es que las mantenga colocadas durante todo el entrenamiento, solo así sabrá si serán buenas compañeras de ruta.

El bidón, un buen aliado

A Rosa y a mí nos gusta hacer travesías lineales, ir de un lugar a otro y no estar obligados a regresar al punto de partida. El problema hasta hace poco era la dificultad con que nos encontrábamos tras llegar a destino: en bañador, con una pequeña bolsa estanca colgada al cuello en la que, además de las llaves, podíamos incluir algo de dinero y todo lo más un teléfono móvil. Demasiado poco equipaje para presentarse en la cafetería o en el transporte público con un mínimo aspecto de seres civilizados. Todo eso ha cambiado desde que cada uno de nosotros arrastra su propio bidón estanco. Un cinturón, un cabo de dos metros y un bidón es todo lo que hemos necesitado para llevar con nosotros ropa, calzado, crema solar, agua, algún tentempié y algunos remedios contra las picaduras de medusa. Ya los hemos probado en ruta de 2500 metros con viento de 21 km/h y olas de 2 m. sin que nos dieran ningún problema. Por si fuera poco, nos dicen que se nos ve mucho mejor y además siempre puede servir de boya para sostenerse mientras se lucha contra un calambre. En fin, un adminículo de lo más recomendable.

aguasabiertasconbidon01 Parece que efectivamente el bidón mejora la visibilidad del nadador.

aguasabiertasconbidon02 Rosa transportando sus pertenencias.