Category Archives: Realizaciones

Jaring Timmerman anuncia su retirada

El nadador canadiense Jaring Timmerman está valorando la posibilidad de retirarse tras concluir esta temporada. Pero antes de hacerlo ha obligado a la FINA a crear una nueva categoría máster.

El pasado 25 de enero en la piscina Pan Am de Winnipeg, Canadá, Timmerman estableció los récords mundiales en 50 espalda y 50 libre , y lo hizo en una categoría en la que nadie había competido hasta la fecha: la de la franja de edad que va de los 105 a los 109 años. Récords que se suman a los cuatro récords mundiales que ostenta en la categoría de 100 a 104 años. El nadador, que cumplirá 105 años en los próximos días y que comenzó a nadar competitivamente a los 79 años, marcó unos tiempos de 3:09,55 en 50 m espalda y de 2:52,48 en 50 m libre.

Timmerman explicó que a los 100 años los médicos le recomendaron que dejará la natación debido a que padecía la tendinitis que se conoce como  «hombro del nadador», pero el decidió no seguir el consejo, realizar algunas modificaciones en su brazada y seguir adelante.

No quería forzar

borja_collserola_2013

Tengo que insistir en la sorpresa divertida que me causan las afirmaciones de algunos compañeros. Hoy le ha tocado a Borja López de Lamadrid. La frase no tiene desperdicio: «llevo toda la semana con molestias y no quería forzar». Así me explicaba que esta mañana hubiera optado por «solo» hacer media maratón de montaña: 21.097 m con 1650 m de desnivel acumulado sobre un terreno que la humedad había vuelto resbaladizo.

collserolaEs esa actitud la única que puede explicar la evolución que deportistas como él hacen cuando se enfrentan a una nueva disciplina. Cuando se inician en la natación. Tesón, concentración, dedicación son los mimbres con que personas como Borja tejen su excelencia. No adelantaré aquí fragmentos del diálogo que pronto publicaremos en la web, pero no será por falta de ganas. Me limitaré hoy a felicitar a Borja. Pronto podremos conocer mejor al hombre y al deportista.

¡¿Qué necesidad?!

Quique Torras segundo de su categoría
Jueves 3 de octubre
Al mediodía Quique Torras se presenta vestido de calle al entrenamiento, se ha lesionado el hombro, el dolor es tan intenso que no podrá entrenar. Le recomiendo que utilice la piscina de agua fría como terapia antiinflamatoria. Le pregunto si podrá participar en la próxima prueba que se ha inscrito. Me dice que sí, que allí estará y que si duele, que duela. Hace unos años que conozco a Quique y sé que es de esos deportistas que empujan los límites, que te mantienen en vilo.
Sábado 5 de octubre
A media mañana le envío un mensaje: «nádalo bonito». Después me doy cuenta de que a esa hora ya estará nadando si el dolor se lo ha permitido.
Al anochecer recibo un mensaje de Quique. El fuerte oleaje y la corriente ha obligado a cambiar el trazado, lo que iban a ser 4 km se han convertido en 5.4 km. «Una dura pero preciosa experiencia», dice. Y llega la foto, allí está, sobre el cajón, ha llegado segundo de su categoría. Del hombro, ni palabra.
Me relajo, sonrío y me pregunto de qué están hecho esos deportistas que siempre empujan un poco más allá el límite. Entonces, recuerdo aquella expresión socarrona con que disimulan su zozobra algunos canarios: ¡¿qué necesidad?!
Enhorabuena, Quique

El logro de cada uno

Elena Reig, Enrique Torras, Gabriel Bans, Rafael Martín-Alós y Santi López de Lamadrid son cinco nadadores que ayer concluyeron la Marnatón 2013. Los cinco nadaron los 6500 m que separan Cap de Creus de Cadaqués. Hasta mañana no los veré en el entrenamiento, pero estoy seguro de que están orgullosos y satisfechos de lo que han realizado. No es para menos, han conseguido lo que se habían propuesto.

Una vez más un desafío deportivo ha servido a cinco personas para enfrentarse a sus fantasmas y a sus expectativas. Atrás quedan los nervios, las inseguridades, la planificación cuidadosa o la improvisación atrevida. Cada uno de ellos ha tenido su manera de encarar el reto, cada uno ha cruzado el mar de dudas que siempre precede a un desafío con su propio estilo. Esa es la parte del proceso que solo cada uno de ellos conoce, esa lucha que forma parte de la intimidad del nadador.

Hace pocos días tuvimos un entrenamiento específico para la prueba. En ese entrenamiento sucedió algo especial, había algo distinto en sus formas de nadar. Era como si todas las horas de entrenamiento se integraran para dar forma a un nado decidido. En ese momento tuve claro que lo iban a lograr. La Real Academia dice que el verbo lograr es poco usado para referirse a disfrutar de algo. En ese momento supe que revitalizarían ese sentido, que disfrutarían del placer de nadar, que atravesarían dudas y fantasmas, olas y corrientes para lograr lo decidido. Estoy seguro de que así ha sido, que algo ha cambiado para siempre, que desde ahora entrenarán y competirán de otra manera. Tengo ganas de verlos mañana.

La mujer que se sorprendía a sí misma

elena_reig_02

Elena Reig es una nadadora que siempre sorprende dando un poco más. Elena se exige mucho. Eso explica que cuando un WhatsApp nos informó de su éxito en la travesía Isla del Aire – Punta Prima se desatara un intercambio de alegres felicitaciones. Pero, hay que decirlo, nadie parecía sorprendido; y es que ya todos sabemos que Elena siempre da un plus. Elena es una nadadora discreta, incansable y exigente, de ahí que todos hayamos sentido la alegría por una recompensa más que merecida.

Dicen las crónicas periodísticas que «un intenso viento y unas olas que superaban el metro de altura han condicionado el desarrollo de la prueba». Nos consta que la corriente era considerable, que el oleaje obligaba a respirar unilateralmente por el lado izquierdo, que los organizadores, al prohibir el uso de neoprenos, habían eliminado la ventaja de una mayor flotabilidad y, lo que es peor, hacían que una mayor superficie corporal estuviera expuesta a la picadura de las abundantes medusas que pululaban en la zona. Los que conocemos a Elena podemos imaginarla antes de la salida: seria, concentrada, preocupada y hasta un poco inquieta. Pero sabemos que llega un momento en que Elena comienza a ocuparse, es entonces cuando busca la mejor referencia para dirigir su nado, cuando calcula la dirección y la fuerza de la corriente, cuando elige el lado por el que respirará, cuando decide cómo dosificará su esfuerzo. Es entonces cuando la nadadora exigente toma el mando y cruza las profundidades con un nado eficiente y decidido para alcanzar la costa en segundo lugar de su categoría. Elena ha vuelto a sorprenderse, nosotros hemos vuelto a alegrarnos y, sin necesidad de decirlo, ya nos hemos convocado para la próxima sorpresa que se dará Elena y la alegría con que nosotros lo celebraremos. Felicidades, Elena.

Cuando la celebración se cruza con el entrenamiento

ignaciomerce01
Hay personas que hacen del entrenamiento una celebración, ese el caso de nuestros compañeros Mercè Miró e Ignacio Elizalde. Siempre dispuestos a extraer del deporte, de la actividad física, su componente lúdico. Pero que nadie se equivoque, aunque no luchen contra un cronómetro, aunque no se agolpen en la salida de una prueba o no se abran pasos a codazos para buscar una mejor posición, no por ello dejan de ser exigentes en sus desafíos. Y lo son de diversas maneras: porque se marcan retos que desafían sus capacidades, porque cuidan de quienes les rodean, porque comparten; lo son porque mejoran desde la generosidad. Este año cumplen 25 años de casados y han decidido celebrarlo con un nuevo desafío: cubrir 210 kilómetros del Camino de Santiago en cinco etapas, entre Ponferrada y Santiago de Compostela. En el diálogo con Ignacio Elizalde descubrimos que se han enfrentado a pruebas más duras. Es probable, pues, que en esta ocasión no hayan desafiado sus capacidades físicas, de lo que sí estoy seguro es de que se habrán superado como compañeros de viaje. Esta vez han viajado con sus tres hijas y los novios de las dos mayores. Esta vez, como tantas otras, habrán conseguido hacer de la actividad deportiva una oportunidad para el encuentro, para la diversión, para la transmisión de un amor a la superación en contra de nadie y a favor de los que tenemos la suerte de conocerlos y tratarlos. Nuestra enhorabuena a los siete integrantes de la expedición y a la longeva y saludable pareja.

Los miembros de la expedición.
En la foto y de izquierda a derecha: Jaime Mitjans (22), Blanca Elizalde (17), Laura Elizalde (21), Miriam Elizalde (20), Ignacio Elizalde (48), Jordi Farguell (20) y Mercè Miró (48)